Potenciar la venta cruzada es una estrategia perfecta para mejorar el rendimiento del negocio. Esto se puede llevar a término de un modo transversal entre distintos segmentos, pero también se puede llevar a cabo en el momento concreto de la transacción, poniendo al servicio del cliente nuevos productos.

El proyecto se estructurará en base a 4 ejes principales:

  • Identificación de los servicios alrededor de la transacción que tienen más sentido a la hora de ser incorporados en las empresas transaccionales.
  • Identificación de los mejores modelos de negocio para incorporar este tipo de productos/servicios en la cartera de servicios de las empresas transaccionales.
  • Identificación de las empresas líderes en este tipo de servicios.
  • Identificación de con cuáles de estas empresas se podrían desarrollar acuerdos de colaboración.
Objetivos concretos y pormenorizados

El desarrollo del proyecto de impulso de la venta cruzada de servicios en la transacción se iniciará en Julio de 2022 y terminará en Diciembre del mismo año.

Para obtener la consistencia deseada, el proyecto entrará al detalle de los siguientes objetivos:

  • Identificación de los servicios de interés (seguros, hipotecas, mudanzas, jurídico, financiación pequeñas reformas, suministros, rehabilitación, etc.) a incorporar según:
    • Rentabilidad del servicio.
    • Identificación de las necesidades tanto del cliente (vendedor), como del comprador.
    • Diferenciación basada en el engagement ya generado con el cliente (donde el hecho de llevar su transacción nos posiciona mejor que a otros actores).
    • Potencial de crecimiento del servicio.
  • Identificación de las empresas líderes en cada uno de los servicios.
  • Organización de sesiones de networking para fomentar el conocimiento entre los socios del CSIM y estas empresas.
  • Desarrollo de acuerdos con empresas especializadas/de interés (a nivel global para todos los socios del CISM o a nivel individual empresa a empresa):
    • Procesos de homologación para proveedores del Clúster.
    • Plataforma tecnológica (pull de proveedores) – ratings, etc.
    • Incorporación de personal de los proveedores en la empresa.
  • Apoyo en el desarrollo de nuevas soluciones que incorporen los servicios identificados.
  • Rediseño de los procesos de venta poniendo al cliente en el centro (“el viaje del cliente”).