¿Por qué unirse desde la fórmula Clúster?

Aunque “doctores tiene la iglesia Clúster” a la hora de datar su origen, la inmensa mayoría de fuentes creen que el formato Clúster nace a principios de los 90 como herramienta para analizar los factores que permiten a una industria o sector incorporar nuevos eslabones en su cadena, los factores que propician el uso de nuevas tecnologías en sus procesos o servicios, y los factores determinantes de la generación de actividades de aglomeración. Una fórmula de análisis que, conservando estos valores fundacionales, ha evolucionado hasta ser también una fórmula de acción y transformación.

En definición sintetizadamente genérica, y para los que a estas alturas vayan aún un poco despistad@s, un Clúster es una concentración de empresas o instituciones interconectadas en un campo particular. Aunque el abanico de tipologías puede llegar a ser bastante más amplio, la división clásica los categoriza en:

  • Geográficos (radio de actuación).
  • Verticales (reúnen industrias o servicios caracterizados por relaciones de compra-venta).
  • Horizontales (empresas que comparten un mercado común para los bienes finales, una misma tecnología o trabajadores, o requieren un recurso natural similar).
  • Sectoriales (diversas empresas operan en conjunto en un mismo sector comercial).

Puestas las bases para aproximarse a lo que representa la figura del Clúster, pasemos a la acción de 10 de los beneficios para las empresas o instituciones que forman parte de él.

  • Aumenta la productividad y competitividad de las empresas del grupo.
  • Impulsa la innovación y la tecnología en su sector.
  • Renueva, transforma y mejora dinámicas sectoriales.
  • Identifica las tendencias y necesidades del mercado.
  • Reduce costes.
  • Un motor de activación y vinculación entre los distintos actores de su cadena de valor.
  • Estimula la incorporación de nuevas empresas en su campo.
  • Frena la fuerza de comportamientos oportunistas o deshonestos.
  • El fortalecimiento grupal impulsa la generación de nuevas ideas y oportunidades de negocio.
  • Permite acceder a proyectos de interés común, tanto a nivel nacional, como europeo e internacional.

Unas ventajas fundamentadas en compartir conocimientos, capacidades, experiencias y recursos que ya empiezan a cristalizarse en la iniciativa de CSIM Cluster de Servicios Inmobiliarios, una unión que llama a la acción a todos los actores del ecosistema inmobiliario nacional para cambiar y romper las dinámicas preestablecidas.

Si “doctores tiene la iglesia de los servicios inmobiliarios”, cooperando unidos desde la fórmula Clúster tenemos el convencimiento que construiremos un futuro sólido, fresco y próspero para todos el universo inmo y los usuarios de los edificios. Un futuro, en definitiva, mejor para empresas y personas.